Percepción / gnosia

¿Qué es la percepción y la gnosis?

La percepción y la gnosis es un área cognitiva muy importante, nos ayuda a reconocer las funciones de los objetos y planificar las actividades diarias. Esta área incluye la habilidad para procesar un estímulo visual que nos llega, para comprender las relaciones espaciales entre objetos y para visualizar las imágenes y situaciones hipotéticas (Michelon 2006).

La percepción y la gnosis es la capacidad que tiene el cerebro para reconocer previamente  la información aprendida como por ejemplo los objetos, las personas o los lugares que nosotros acumulamos en nuestros sentidos. Por lo que, hay diferentes tipos de percepción y gnosis, una por cada modalidad sensorial:

  • Percepción visual y gnosis: la capacidad de reconocer los diferentes estímulos  mediante la vista y dándoles un significado (objetos, caras, colores, formas).
  • Percepción y gnosis auditiva: la capacidad de reconocer diferentes estímulos a través del oído (sonidos).
  • Percepción y gnosis del táctil: la capacidad de reconocer o identificar los diferentes estímulos mediante el tacto (textura, objetos o temperatura).
  • Percepción y gnosis olfativa: la capacidad de reconocer los estímulos mediante el olfato (olores).
  • Percepción y gnosis gustativa: la capacidad de reconocer diferentes estímulos mediante el gusto (sabores) (Neuronup, 2012-2017)

Normalmente, los psicólogos hacen una distinción entre la sensación y la percepción. Las sensaciones son impresiones sensoriales no interpretativas creadas por la detección del estímulo ambiental, en cambio, percepción se refiere al conjunto de procesos  mediante los cuales damos sentido a esas sensaciones (Introducción a la percepción, 2009).

Las sensaciones son creadas cuando nosotros detectamos los estímulos a través de nuestros sentidos (olfato, vista, tacto, oído y gusto) desde el entorno (Introducción a la percepción, 2009). Las entradas sensoriales desde los ojos, oídos, nariz, etc son convertidas en percepciones de los objetos (imágenes, sonidos, olores, sabores y experiencias táctiles) (MacLeod, 2008). Por lo tanto, la percepción es la organización, identificación y la interpretación de la información sensorial que nos ayuda a representar y entender el entorno. La percepción no es la recepción pasiva de las entradas sensoriales; está formada por el aprendizaje, la memoria, la expectativa y la atención.

Los enfoques para el procesamiento de la información pueden ser de arriba hacia abajo y viceversa. El primer enfoque (de arriba hacia abajo) incluyen el conocimiento o las expectativas de un individuo que guían el procesamiento. En el segundo enfoque se reúnen datos hasta que se forma una imagen más amplia (Introducción a la percepción, 2009).

El procesamiento visual se compone de diferentes etapas (Marr, 1982): visión temprana, intermedia y tardía. En líneas generales, en las primeras etapas del sistema visual, ocurren procesos como la separación de la figura desde el fondo, la detección de bordes y la detección de características básicas (por ejemplo, color, orientación, componentes de movimiento). Esta información alcanza etapas intermedias, donde se combina en una representación temporal de un objeto. En etapas tardías, la representación temporal del objeto se combina con formas de objeto previas almacenadas en la memoria visual a largo plazo para lograr la identificación y el reconocimiento de objetos visuales. Mientras que los primeros procesos visuales son en gran medida automáticos e independientes de los factores cognitivos, las etapas visuales tardías están más influenciadas por nuestro conocimiento (Raftopoulos, este tema). Los ejemplos de influencia cognitiva sobre cómo percibimos el mundo -que modula la visión tardía- son la búsqueda visual y la atención (Treisman, 1993).

El proceso de percepción y reconocimiento se puede dividir en diferentes etapas. En primer lugar, está el procesamiento de los componentes básicos del objeto, como el color, la profundidad, la forma o la textura (Humphreys, Price y Riddoch, 1999; Kolb y Whishaw, 2003). Luego, estos componentes se categorizan o agrupan en base a la similitud (Humphreys, Price in Riddoch, 1999), que requiere dirigir y cambiar la atención entre varios aspectos de los objetos (Kolb in Whishaw, 2003). La representación de la entrada se corresponde con descripciones en nuestra memoria (Humphreys, Price in Riddoch, 1999). Al final, las características semánticas se aplican a la representación, proporcionando significado y reconocimiento (Humphreys, Price in Riddoch, 1999).

Por lo tanto, el reconocimiento de objetos es la capacidad de percibir propiedades físicas de un objeto (forma, color, textura) y aplicarle atributos semánticos (identificando el objeto como una tabla). También es necesario comprender el uso del objeto, su relación con otros objetos y la experiencia previa con éste (Enns, 2004). Las formas de reconocimiento incluyen identificación, categorización y discriminación. La base de todas estas habilidades es la codificación de la información espacial derivada de la experiencia perceptiva (Christou en Bülthoff, 2000 en Wallis y Bülthoff, 1999). El hipocampo tiene un papel importante en el reconocimiento de objetos y en las funciones de la memoria, por lo que es muy importante para organizar los recuerdos de los objetos en el espacio (Kolb in Whishaw, 2003).

¿Por qué la percepción y la gnosis son importantes a nivel funcional?

La percepción y el reconocimiento nos ayudan a entender el mundo que nos rodea y a orientarnos en el entorno. Nos permite navegar por el mundo, tomar decisiones, prepararnos para la acción y evitar el peligro (Introducción a la percepción, 2009). Por ejemplo, conocer el color o la forma de un objeto ayuda a la persona a identificar rápidamente un objeto en particular en una situación visual compleja (Wolfe y Horowitz, 2004). Es más fácil para nosotros ser independientes o sentirnos seguros de nosotros mismos al terminar actividades específicas. Con la ayuda de la percepción y la gnosis, las personas mantienen sus tareas o estructuras favoritas y su rutina diaria ajustada a sus necesidades, intereses y deseos. La percepción y la gnosis son vitales en nuestra vida diaria. Nos brindan satisfacción y nos permiten desarrollar nuestro potencial. Además, nos volvemos más activos en la sociedad. La vida sería difícil si uno no pudiera reconocer a sus parientes cercanos, identificar su canción favorita, identificar ciertas partes de su cuerpo como propias o no reconocer para qué se usa la cubertería (Neuronup, 2012-2017).

Finalmente, también es importante en las relaciones sociales y de comunicación ya que nos permite dar sentido a las personas que nos rodean. Somos expertos en detectar e identificar caras, lo cual se debe principalmente a nuestra capacidad de percibir rostros como un todo y no solo como partes individuales no conectadas entre sí.

Alteraciones en esta dimensión en pacientes con EA

La percepción y la gnosis están controladas por el hemisferio derecho del cerebro. El deterioro cognitivo, tal como lo reconocen las personas con demencia, conduce a una menor eficacia de la percepción visual y la gnosis. Las personas con EA tienen problemas con la percepción de profundidad, visión distorsionada y borrosa y una capacidad reducida para distinguir los tonos de color. En la mayoría de los casos, las personas con demencia también lo encuentran perturbador cuando se trata contraste de colores.

Las personas con la enfermedad de Alzheimer pueden tener dificultades para reconocer los objetos debido a la alteración de la memoria semántica, que se utiliza para recuperar información sobre el nombre y la clasificación de los objetos (Laatu, Jaykka, Portin y Rinne, 2003).

Agnosis; es la incapacidad de procesar información sensorial. A menudo hay una pérdida de capacidad para reconocer los objetos, personas, sonidos, formas u olores, mientras que el sentido específico no es defectuoso. Los más comunes en la enfermedad de Alzheimer son la agnosia visual y la prosopagnosis.

La agnosia visual es la incapacidad de combinar impresiones visuales individuales en patrones completos, lo que conduce a la incapacidad para reconocer objetos y, en consecuencia, a la incapacidad para dibujar o copiarlos (Kolb andWhishaw, 2003).

La prosopagnosis (incapacidad para reconocer las caras;) ocurre principalmente en las primeras etapas de la enfermedad. Parece que no solo existe el problema de reconocer caras, sino que los procesos en la etapa de percepción de la cara visual se ven afectados. Las características faciales individuales, como los ojos, la nariz o la boca, no se perciben como un todo y, por lo tanto, no se reconocen como una cara. Esto también afecta gravemente la comunicación y la orientación de la persona en contextos sociales.

Como la percepción y el reconocimiento desempeñan un papel fundamental en nuestra orientación y navegación, es común que las personas con la enfermedad de Alzheimer deambulen y se pierdan con frecuencia. Estar “perdido” suele ser el resultado de estar en un entorno desconocido, lo que les impide acercarse al destino definido (Christou en Bülthoff, 2000). La función visuoespacial está aún más afectada en los casos de DCB (Demencia de los Cuerpos de Lewy) que en los que padecen la enfermedad de Alzheimer (Calderon et al., 2001).

Juegos serios, apropiados para esta área.

Juegos AD-GAMING apropiados:

Juegos similares:

  • Domino
  • 3D logic puzzles
  • Easy tip
  • Katamino
  • Classification cards
  • Association cards

 

Bibliografía.

  • Christou, C. in Bülthoff, H.H. (2000). Perception, representation and recognition: A holistic view of recognition. Spatial vision, 13 (2,3), str. 265-275.
  • Enns, J. T. (2004). The Thinking Eye, The Seeing Brain: Explorations in Visual Cognition. New York: W. W. Norton & Company.
  • Gnosis (2012-2017). Acquired fromhttps://www.neuronup.com/en/areas/functions/gnosis
  • Humphreys, G., Price, C., &Riddoch, J. (1999). From objects to names: A cognitive neuroscience approach. Psychological Research , 62, 118-130.
  • Kolb, B. in Whishaw, I.Q. (2003). Fundamentals of human neuropsychology. New York: Worth Publishers.
  • Laatu S., Jaykka H., Portin R., Rinne J. (2003). Visual object recognition in early Alzheimer’s disease: deficits in semantic processing. ActaNeurologicaScandinavica, 108, 82–89.
  • McLeod, S. (2008). Visual Perception Theory. Acquired fromhttps://www.simplypsychology.org/perception-theories.html
  • Michelon, P. (2006). What are Cognitive Abilities and Skills, and How to Boost them?Acquired from https://sharpbrains.com/blog/2006/12/18/what-are-cognitive-abilities/
  • Introduction to perception (2009). Acquired from http://cognitivepsychology.wikidot.com/cognition:perception
  • Why people with Alzheimer’s stop recognizing the faces of loved ones? (2016)Acquired fromhttp://neurosciencenews.com/alzheimers-facial-perception-memory-4012/